View Colofon
Original text "Logboek van een laatste dag" written in NL by Lotte Lentes,
Other translations
Published in edition #1 2017-2019

Diario de un último día

Translated from NL to ES by Irene de la Torre
Written in NL by Lotte Lentes

I suppose, I said, it is one definition of love, the belief in something that only  the two of you can see.
Rachel Cusk, Outline


Por enésima vez me prohíbe sacar de la mochila el mapa de la isla. —Si lo sacas pareceremos turistas —dice. 
—¿No es eso lo que somos? —le pregunto yo. 
Ella no me contesta, pero mira la pantalla de su móvil con el ceño  fruncido. Alguien le aconsejó que se bajara una app para descargar mapas  de una zona específica y usarlos luego sin conexión. Seguimos la flecha  verde de su pantalla, que se mueve sin cesar al pararnos y se detiene unos  minutos cuando caminamos. Deambulamos por séptimo día consecutivo  por uno de los barrios de las afueras de Cala d’Or. Ella cambia de dirección  con gestos cada vez más firmes, pero ya hemos pasado cuatro veces por de lante de Funroute ’69, un circuito de karts cubierto de musgo y medio  oculto bajo las palmeras. Empiezo a notar cómo me arde la piel de los hom bros y, desde hace ya un rato, una bola de demolición invisible apisona mi  sien izquierda con una severidad excesiva, como cada día sobre esta hora.  Lo veo cada vez más como una advertencia: debo abandonar esta isla lo  antes posible. 
—¡Eh! Camina a mi lado, ¿no? ¿Por qué me pisas los talones todo el  rato?  
Doy dos zancadas y volvemos a ir al mismo ritmo. Enseguida tengo  miedo de chocarme con ella al siguiente cambio de dirección repentino. —No puedo adivinar dónde vas —digo irritada. 
Ella acelera el paso y yo mascullo un «lo siento», como si el choque  que temía acabara de suceder. 
Aquí llaman a los supermercados simplemente supermarket. Los letreros  muestran descoloridas fotografías de alubias en salsa de tomate, quesos  franceses y cerveza. Desde hace ya siete días, nuestras vistas están compues tas por complejos de apartamentos y hoteles de elevada altura. Sus balcones  son como jaulas llenas de orcas, delfines y cocodrilos inflables que esperan  con paciencia a que alguien se los vuelva a llevar a la playa o a la piscina.  Nosotras desentonamos con nuestras Nike, camisas holgadas y cabellos re cogidos en un moño desaliñado sobre la cabeza. Las chicas de aquí son más  coquetas. Se pintan los labios y se ponen grandes aros de oro para ir a la  playa. Por las noches llevan vestidos sin tirantes que cubren sus nalgas justo  lo suficiente como para no avergonzar a sus padres. 
Yo también he traído vestidos, pero no me los pongo. Prefiero aliarme con ella. Es más agradable, me repito a mí misma. Aunque en realidad, lo que quiero decir es que es necesario. Reducir nuestras diferencias al  mínimo significa enfatizar el contraste entre nosotras y el resto de presentes  en la isla. Nos lo pasamos en grande teniendo un enemigo común. Con  risas disimuladas señalamos tatuajes de rosas y cabezas de bebé, pantorrillas  y hombros quemados por el sol, enormes fundas de móvil de Hello Kitty,  chanclas adornadas con diamantes de imitación. Mientras podemos definir  todo lo que no somos, ninguna de las dos tiene que preocuparse por lo  contrario. 
Hace tres años que la conozco y sólo la he visto una vez con vestido.  Como una niña pequeña ofendida, alzaba los hombros en un probador del  centro comercial. Tiraba del dobladillo, no podía subirse la cremallera del  todo. Intenté ayudarla, pero no quería quedarse quieta. 
—Quítamelo —dijo mientras yo intentaba solventar el problema de  la cremallera—. Me lo quiero quitar. 
Se quitó con torpeza la tela satinada de los hombros, en alguna parte  se rompió una de las costuras. El vestido negro aterrizó en el suelo como un  trapo desechado. Ella siguió allí de pie, en su desgastado sujetador. Y yo a  su lado, con el abrigo puesto.  
En la isla me siento cada vez más como el vestido que se ha puesto pero que  no quiere llevar. Cada noche damos vueltas en la cama hasta que ambas en contramos una posición tan cómoda como aceptable. Lo suficientemente  alejadas como para que no haya demasiada intimidad y lo suficientemente  
cerca como para que se nos pueda seguir considerando amantes. Una vez  intenté tocarla, sin encontrar ningún tipo de ternura en ella. Permanecía  tumbada a mi lado como una torre de alta tensión. Su rigidez me incitó a  ser combativa, así que la acaricié, la toqué y la manoseé, y ella no se opuso,  
pero no cambió nada. Fue solo cuando bajé la mano, y dejé que mis dedos  desaparecieran tras el dobladillo de sus braguitas, de forma descuidada,  grosera, rasgando un trocito de su piel, que me pidió que parara.  
Antes nos acurrucábamos tan cerca la una de la otra que todo, hasta  el último pelo de nuestras colas de caballo, acababa entremezclándose.  Todo encaja a la perfección, decíamos en ese entonces. Sí, todo encaja a la  perfección, hasta que solo encaja de manera aproximada y pasa a encajar  con dificultad para terminar sin encajar en absoluto.  
A la hora de comer se niega de nuevo a pedir en un idioma diferente al espa ñol. Es una cuestión de respeto, dice, respeto por los lugareños. Pero  cuando echo un vistazo a mi alrededor, no consigo hacerme una idea de lo  que aquí se entiende por lugareños, ni de quién podría saber apreciar su gesto. Además, la camarera del Churchill’s Tapasbar resulta ser extranjera,  llamarse Eva, y no tener ningunas ganas de responder al chapurreo español  en un idioma diferente al suyo. Después de dos intentos, lo da por imposi 
ble. Se inclina hacia atrás, decepcionada, y sigue con la mirada a la cama rera, que echa su melena rubia platino sobre sus estrechos hombros  mientras camina. 
—Hija de puta —digo en voz baja. 
Ella tiene ganas de reírse, pero se contiene, se mira malhumorada las  manos colocadas sobre los muslos, como una niña cabezota. —Oh, Dios, vaya una hija de puta. 
Lo digo más alto, exagerando, y observo cómo las dos caras abrasa das por el sol de la mesa de al lado se giran hacia nosotras. Cuando vuelve  Eva le digo que nos traiga dos mojitos, y después una botella de vino, dán dole las gracias en español. Le hago todas las preguntas que puedo. Eva  habla muy animada, gesticulando mucho, de postre nos pedimos tiramisú  y también helado. 
Antes de pagar la atraigo hacia mí. Me besa bruscamente, de manera  que nuestros dientes se entrechocan, ella suelta una carcajada. Dejamos  veinte euros de propina para Eva y gritamos un gracias que resuena por  toda la terraza; todo el camino de vuelta a casa caminamos cogidas de la  mano. No la suelto hasta llegar al hotel, donde hay un grupo de chavales  fumando frente al edificio. Sube la escalera por delante de mí, sus delgadas  y bronceadas piernas sobresalen de sus pantalones cortos. Yo quiero mor derle las pantorrillas.  
En el vestíbulo del hotel, una chica duerme medio tumbada sobre un telé fono móvil que cuelga del cargador. Dos niños de unos diez años juegan al  ping-pong desganados. Una mujer arrastra los pies hacia la escalera entre  suspiros, con el nudo de su largo pareo amarillo tan apretado a la cintura  que se le sale la grasa por todas partes. Los días se unen entre ellos de forma  lenta y continua; quien quiera diferenciarlos puede observar el tablón de la  programación nocturna. Ayer, fiesta latina; esta noche, karaoke; mañana,  noche de póquer. 
Estamos por última vez en la bahía con el agua hasta el ombligo. En la su perficie resplandece un brillo nácar de aceite solar arrastrado por la co rriente. Ella no se atreve a adentrarse más. Delante de nosotras, el agua es  menos transparente y, de repente, se vuelve mucho más profunda. Le dan  miedo los peces, se asusta con los trocitos de algas marinas que le rozan las rodillas. Rodeo su cintura con los brazos y la aprieto contra mí hasta que se relaja. Un poco más lejos, cinco hombres quemados como gambas empu jan una balsa con dos compartimentos; encima han colocado una nevera y  una mini cadena. Gritan eufóricos y yo me imagino que se electrocutan  mientras arman ese escándalo. Por las comisuras de sus labios, que se  curvan ligeramente, deduzco que ella se imagina más o menos la misma si tuación. 
Nos quedamos calladas y miramos hacia el mar abierto. Hay perso nas nadando a lo lejos. Tan lejos que están más cerca de los barcos que nave gan fuera de la bahía que de nosotras. El primer día yo también nadé allí.  Me sentí libre y lúcida cuando logré dejar atrás la bahía dando largas braza das, pero en el mar abierto esa lucidez se convirtió súbitamente en miedo. Volví hacia la orilla lo más rápido posible y, cuando llegué sin aliento a  nuestras toallas, ella se había enfadado. Me había perdido de vista, dijo, ya  no podía distinguirme entre el agua, había estado preocupada. Yo le dije  que lo sentía y le prometí que ya no volvería a nadar tan lejos. Mientras me  secaba en la toalla a su lado pensé que ambas tenemos tendencia a desear  algo que está fuera de nuestro alcance. Ella sospecha que el mar abierto es conde algo especial, pero no se atreve a nadar hasta allí. Yo busco impulsi vamente el mar abierto hasta que un miedo instintivo me recuerda lo que  he dejado atrás. De esta forma, nunca estamos en el mismo sitio. 
El resto de la semana hice largos sin salirme de su campo visual. Ya  no volvió ni la lucidez ni el miedo. 
La última noche que pasamos en la isla sueño que me llama su padre para  decirme que ella ha tenido un accidente de camino a casa. El coche en el  que iba colisionó de frente con un conductor suicida. En mi sueño, un  gran pánico me golpea el pecho con tal fuerza que siento como si mis costi llas se aplastaran una a una. Me olvido de preguntar si aún está viva, salgo de casa corriendo con los pies descalzos.  
Me despierto agarrotada y ese pánico me produce enseguida una tre menda satisfacción. En el desayuno le cuento orgullosa la llamada telefó nica y mi reacción. Cuando le comento el detalle de los pies descalzos, sin  dejar de mover las manos sobre los huevos, se echa a reír. Para saber lo que  significa el sueño, busco en Internet la interpretación de soñar con un acci dente de coche, pero me guardo para mí lo que dice justo a tiempo: «Si  sueñas que un ser querido muere en un accidente significa que deseas con  fuerza despedirte de esa persona». Levanto la vista de la pantalla, observo  cómo ella corta una tostada de mermelada de fresa en cuatro trozos y digo  que en casa hace veintiún grados. 

En el avión nos sentamos juntas con el pasillo de por medio. Yo sostengo en  mis manos un libro sin leerlo. De reojo veo cómo ella intenta deslizar una  bola hacia un conjunto de bolos en la pantalla táctil del reposacabezas que  tiene enfrente. De forma convulsiva pulsa la pantalla y desliza los dedos  sobre ella, pero no logra mover la bola. Se rinde y pasa de una película a otra con escaso entusiasmo. 
Unas filas más adelante, una pareja lucha contra su bebé, que no  para de protestar. El pequeño se deshace en hipos y sollozos. El ruido altera  el ambiente del avión, aunque no está claro si el resto de pasajeros adopta el  estado emocional del bebé o, al contrario, el bebé expresa el cansancio y el  aburrimiento imperantes. Todos sabemos que no habremos acabado  cuando aterricemos, que tendremos que esperar nuestras maletas en el ae ropuerto, conducir hasta casa, una vez que lleguemos allí recoger el  montón de correo y que el resto de cosas estará tal y como las dejamos. 
Enseguida la gente empieza a opinar sobre el llanto, ella también. El  padre se levanta, se coloca al niño en el hombro y empieza a caminar aver gonzado de un lado a otro. Ella suspira las primeras veces que pasa a su  lado, pero pronto la película la absorbe y se olvida de ellos. Siempre he pen sado que cuando más hermosa estaba era cuando se concentraba, pero a medida que se alargaba nuestra relación, más hermosa empezaba a encon trarla cuando se concentraba en otra cosa que no fuese yo. 
Fuera cae la noche. Los últimos rayos de sol se retiran detrás del ho rizonte. De vez en cuando levanta la mirada y nos sonreímos la una a la  otra. Mi brazo es lo suficientemente largo como para atravesar el estrecho  pasillo. El suyo también, pero los dejamos donde están.

More by Irene de la Torre

Maniobra

Es finales de enero, un sábado, un año después de que abandonaras la arro cera en la casa que compartíais. Viertes el café en dos tazas y sacas las reba nadas de pan de la tostadora. La azucarera se encuentra en el penúltimo  estante del armario encima de los fogones. Cuando llegas a alcanzarla, tu  hombro hace un crujido asqueroso. Ella alza la vista de su teléfono, que está junto a sus gafas en la mesa del comedor. Colocas la azucarera sobre la  mesa, te disculpas y rompes a llorar en el cuarto de baño. Si respiras despa cio, el llanto casi no se oye. Apenas un eco. Un secreto que compartes ...
Translated from NL to ES by Irene de la Torre
Written in NL by Simone Atangana Bekono

El sol cuando cae (fragmentos)

La mañana del once de julio de 1978 sale un camión con una carga de pro pileno licuado en dirección a Barcelona. El camión proviene de una pe queña ciudad de Cataluña, y lo conduce un chófer con un abundante  bigote en medio de un rostro sonriente. Lleva veinte años conduciendo el  mismo vehículo para la misma empresa, de modo que se sabe de memoria  la red española de carreteras. Para evitar los peajes, siempre decide circular  por las carreteras del interior.  Las bombonas de gas no están pensadas para permanecer largo  tiempo al sol, y mucho menos un enorme depósito de gas cargado con  vein...
Translated from NL to ES by Irene de la Torre
Written in NL by Joost Oomen

Y lejanos dedos diez

DEDO PULGAR  Aunque estés en la planta doce, te llega el ruido de la obra. Lavas los platos.  Has salido rodando de la cama, te has puesto unos calzoncillos y, con el  pecho al descubierto y sin calcetines, has empezado a fregar la pila de  platos. Como el agua caliente tarda en salir, has olvidado abrir el grifo de  agua fría, por lo que ahora sale el agua demasiado caliente, y te hace daño  en las manos. Al sacarlas del agua, se ponen rojo chillón.  El fregadero está hasta arriba de platos sucios. En el suelo de la  cocina hay más ollas, bandejas de cristal para el horno y pilas de platos co...
Translated from NL to ES by Irene de la Torre
Written in NL by Joost Oomen

Nuestro padre

Todo el cuerpo de mi hermanastro se ha amoldado a su indiferencia. Sus piernas, algo torcidas y metidas en unos vaqueros desteñidos, acaban en unos pies que apenas se despegan del suelo al caminar, lo que hace que su presencia venga acompañada de un sonido constante de arrastre. Su torso se incrusta en su cintura como una tarta helada. Tiene los hombros hacia adelante y unos brazos desgarbados que solo levanta cuando es estrictamente necesario. Sin embargo, lo que primero me llama la atención cuando aparece en la puerta de su casa son las cejas y las comisuras de los labios. Caen hacia abajo d...
Translated from NL to ES by Irene de la Torre
Written in NL by Lotte Lentes

Cátedra o cómo hacer nata montada

Algunas personas no sueñan cuando vuelan. Se hunden en su asiento de cuero sintético, se suben hasta la barbilla la manta gris de tejido polar, se ponen unos auriculares y dejan que el suave murmullo de una película de Eddy Murphy invada sus oídos. Algunos llegan a dormirse, pero no hay nada en ellos que produzca imágenes. Ninguna experiencia fantástica y asombrosa logra encontrar el camino a sus cerebros (que avanzan a gran velocidad aprisionados en sus cabezas dentro del avión). Su sueño es tan plano y estirado como la parte superior de las nubes.  Otros, por el contrario, sueñan mucho y ha...
Translated from NL to ES by Irene de la Torre
Written in NL by Joost Oomen

Nec mergitur

El salón era la parte peor acondicionada de la casa. La chimenea estaba desierta, la mesa del comedor perdida frente a la cristalera, sin sillas, las paredes blancas despejadas, excepto unos clavos de los que no colgaba ningún cuadro. Cada vez que ponía un pie dentro tenía la sensación de entrar en una sala de baile. En realidad casi no se había sentado allí. El sofá que había traído de su piso de Bolduque se encontraba en medio del salón, sin cojines, con el respaldo sin funda. Había apañado como mesita una caja llena de fulares con una bandeja encima. Cuando anunció que se iba a mudar, la ge...
Translated from NL to ES by Irene de la Torre
Written in NL by Simone Atangana Bekono
More in ES

Medsočje

Diario 21 de agosto       Me llamo Erik Tlomm y este es mi diario. Mi psiquiatra me ha recomendado escribir, parece ser que para recuperarme mejor. Pero ¿a quién debería escribir? ¿A él? ¿A mi mujer, Lina? No va ser a ella a quien precisamente le enseñe mis escritos. Cuando le expresé mis dudas, el psiquiatra me contestó: «Escriba para sí mismo». De manera que me compré un pequeño cuaderno de piel y me encuentro aquí, en el escritorio, para escribirme el diario, por mucho que no pueda librarme de la sensación de que escribo también para otra persona. Pero ¿para quién? 22 de agosto       Voy ...
Translated from SL to ES by Xavier Farré
Written in SL by Mirt Komel

El automóvil de la Antigua Grecia

Era un día caluroso de junio. Solo que no se le decía junio, sino targelión o esciroforión. Dos personas abandonaban las murallas de Atenas y en amistosa charla echaban a andar a lo largo del río Ilisos para darse un paseo por la naturaleza. Hablaban, principalmente, del amor. El más joven de los dos llevaba transcrito un discurso ajeno acerca de que el amor era el mal, pero también él lo pensaba. De hecho, solo hablaba de ese discurso ajeno. El hombre mayor, para sus adentros, no estaba de acuerdo; sin embargo, le ponía bastante su fervor. Y, así, pararon bajo un alto plátano, donde el hombr...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Ondrej Macl

Que el cielo quede despejado

Antes de ir a su celda —caminaré despacio para que se adelante el sonido curvo de mis botas, quiero que sepa que voy hacia allí—, enrosco la bombilla en la lámpara del techo de mi despacho. Cuando parece que ya está, la aprieto con más fuerza. Enseguida noto ese crujido de nieve dentro del casquillo. Un mugido minúsculo que también dice algo de mí, de cómo manejo este lugar.  Accedo a la galería del segundo piso. Las celdas están muy cerca. Junto a la ventana blanca, en su silla, Im dormita de brazos cruzados. Al colocar mi dedo índice bajo su nariz, su aliento se conforma con rozarme sólo un ...
Written in ES by Matías Candeira

Torcidos

Esa noche me llamaba, y no parecía que fuera a parar.   —Mamá. ¡Mamá!  Lo decía así, ofreciéndomelo a mí y al cuarto mientras se encogía en  una oscuridad de cera, llena de juguetes (su única propiedad). Volvió a gri tármelo, mucho más fuerte, y entonces aparté la vista y acaricié el vaso de  whisky, justo debajo de la base, hasta que la humedad pasó a la punta del  dedo.   La palabra estaba bien cosida a su cerebro desde bebé.  Me quedé muy quieta mientras miraba la forma irisada y terca de la  gota. No era un crimen dejarle que aprendiera a sentir frío, o cómo bebér selo. Imaginaba su lengua...
Written in ES by Matías Candeira

Rebelión a la inversa

Su vida junto a Carmen Ottomanyi había comenzado de manera muy  abrupta al acabar el primer curso de bachillerato. El día en que decidió  marcharse de la ciudad, había ido a buscar a la tía aquella alta de la otra clase, una tal Fahrida (su viejo era iraní), que sin embargo se hacía llamar  Frida. Se marchaba de la ciudad porque tenía el convencimiento de que  cuando uno se va, deja atrás sus limitaciones; un convencimiento absurdo  si bien, por otro lado, si uno nunca lo tiene acaba siendo objeto de  compasión. Se encontró a la tal Frida con una pandilla de chicas, detrás  del edificio, fuman...
Translated from RO to ES by Corina Oproae
Written in RO by Cătălin Pavel

Sin título

Tumbada de espaldas, en el suave confort de las sábanas, con la mirada fija en un punto invisible del techo de la habitación, Carlota se esforzaba por regular la respiración que se mantenía alterada desde que el sueño ansioso que estaba teniendo la despertó. Ya ni se acordaba de lo que estaba soñando realmente, solo recordaba la sensación desesperada de ese despertar abrupto en mitad de la noche. Y desde ese momento intentaba de todas las maneras posibles, pero sin éxito, bajar el ritmo cardiaco. Desistió, echó hacia atrás el cobertor y se levantó de la cama, no sin antes escuchar una queja en...
Translated from PT to ES by Sara De Albornoz Domínguez
Written in PT by Patrícia Patriarca